Primero Justicia pierde una de sus figuras jóvenes en Jáuregui

Velatorio de María Alejandra Díaz, el pasado martes 29 de junio, en el sector San Vicente de La Grita. [Foto: Cortesía

María Alejandra Díaz Duarte, la joven fallecida  la madrugada de este lunes en un accidente de tránsito ocurrido en la intersección de la calle El Topón con la avenida Francisco de Cáceres de La Grita, era una muy querida y conocida líder juvenil del partido opositor Primero Justicia, en el municipio Jáuregui.
La noticia de su trágica partida enlutó a los integrantes  de la  tolda política, en especial a los jóvenes compañeros de la lucha opositora, quienes manifestaron su pesar y dolor, tanto en las redes como al momento de despedir su féretro en la plaza Sucre de esta localidad, lugar de concentraciones y marchas, conocida también como la Plaza de La Libertad.
Según palabras de conocidos y allegados, María Alejandra tenía ya una trayectoria como militante. Ese camino lo inició antes de las protestas políticas del 2014, perteneciendo a Voto Joven Jáuregui, Fuerza Joven Jáuregui y posteriormente a Primero Justicia.
Era del equipo juvenil que coordinaba y organizaba manifestaciones pacíficas, concentraciones, marchas, actos, misas por la paz, casa a casa, caravanas,  logística, rayado de carros, invitaciones, sonido para actos  y reuniones de formación política y electoral.


“Un ser humano incondicional”
Los mensajes que se dejaron leer en las redes reconocieron sus cualidades humanas y políticas:
“María Alejandra era una muchacha muy dinámica e inquieta, comprometida con la libertad de éste país. Organizaba las actividades por el día del niño y en navidad buscaba regalos para los pequeños de bajos recursos, y muchas otras actividades de labor social”.
“Cuando tomaba la palabra, siempre hablaba de libertad, de que Venezuela merecía gobernantes justos que promovieran la igualdad y la equidad para el pueblo. Que la lucha tenía que seguir hasta que volviera el progreso para el país donde las metas no fueran arrebatadas, y  los ciudadanos pudieran cubrir sus necesidades básicas y aspirar mucho más que eso”.
“Hoy deja un vacío irreparable en el corazón de quienes le conocimos. Atesoraremos su recuerdo como una gran líder de la juventud jaureguina, papel  que representaba con gran orgullo.”
“Las calles del Jáuregui se llenan de tristeza por la desaparición física nuestra luchadora inagotable, nuestra entrañable María. Un ser humano incondicional”.
“María en tu nombre, seguiremos firmes”.


El adiós en la plaza de La Libertad
Hay una foto de María donde está cobijada con la bandera de Venezuela, mientras  a la altura de su pecho, sostiene la bandera blanca como símbolo de libertad.  En la plaza Sucre, espacio urbano donde tantas veces ondeó esa misma tela nívea, esta vez la alzaron para despedirla, en el marco de una reunión breve, silenciosa y fugaz, como demandan estos tiempos de pandemia y contagio.
Detrás de una cortina musical, resonó un altavoz para dedicarle unas últimas palabras y un aplauso colectivo en su memoria, mientras algunos de los más allegados le decían a voz en grito, frases de adiós en medio del llanto.
La caravana presidida por los carros fúnebres,  seguida por motorizados, familiares,  amigos, compañeros y conocidos, continuó calle abajo hasta la iglesia y el cementerio municipal. A esa hora alguien expresó: “que tus sueños se cumplan, María”, y los aplausos se volvieron a escuchar como campanas. [LG7D – Ligia Parra Pérez] 

Gerente de mantenimiento de Corposalud estará hoy en La Grita

Sede de Corposalud en San Cristóbal. [Foto: Cortesía]

Para conocer «in situ» lo que ocurre con el mecanismo de suministro de gas medicinal del hospital jaureguino, este jueves 21 de enero estará en La Grita el Gerente General de Mantenimiento de la Corporación de Salud del Táchira.
Será la primera vez, desde que se produjo el primer fallo del sistema, a finales de 2020, que un representante ejecutivo de ese organismo del Gobierno regional venga a la capital jaureguina a conocer la magnitud del problema.
[lagrita7diario] no ha podido confirmar aún si dicho funcionario vendrá acompañado por personal obrero del Hospital Central de San Cristóbal, para acometer algún tipo de reparación, como se ha comentado en fuentes periodísticas de la capital tachirense. [LG7D]

Gritenses gestionan compra de piezas para tomas de oxígeno

Sala Covid del hospital de La Grita. [LG7D – 2021]

Un grupo de empresarios y comerciantes gritenses inició días atrás la compra de componentes de tomas de oxígeno de pared, para donarlas al hospital «Carlos Roa Moreno» de La Grita.
La diligencia se tramita en la vecina república de Colombia, según confirmó hoy [lagrita7diario] en fuentes locales.
El compromiso surgió luego de varias gestiones hechas por la directiva médica del centro de salud, orientadas a canalizar ayuda privada para solucionar la falla que presenta la red de distribución de gases de la institución, desde el 25 de diciembre pasado.
La donación alcanzará para repotenciar todas las 37 tomas que dispensan el insumo en las distintas área clínicas del hospital, incluidas las nueve que sirven la Sala Covid o de aislamiento, cerrada temporalmente por la avería.
El aporte estará por encima de los 40 paquetes de piezas, porque se quiere dejar una reserva en depósito para futuras reposiciones. [LG7D]

No se han reparado fallas en el sistema de oxígeno del hospital de La Grita

Sala Covid del hospital Carlos Roa Moreno de La Grita. [LG7D – 2021]

Ocho días después que la presidencia de la Corporación de Salud del Táchira, Corposalud, asegurara que en tres días quedaría subsanada la fuga en el sistema de oxígeno del hospital «Carlos Roa Moreno» de La Grita, no se ha ejecutado ningún trabajo de reparación en el edificio.
El mal funcionamiento en el sistema obligó la semana pasada al desalojo de los pacientes que se encontraban en el área de aislamiento, para facilitar  las labores de corrección en las tomas de oxígeno.
«Es un cierre temporal, de máximo dos o tres días, y volveremos a habilitar el área», afirmó hace ocho días Ildemaro Pacheco, presidente de Corposalud.
En su declaración a través de las cuentas de redes sociales del organismo, aseguró que las reparaciones «comenzarían de inmediato».
Precisó además que la empresa encargada de suministrar el gas medicinal al centro de salud, tendría a cargo el monitoreo de los trabajos, «para garantizar que (las tomas) queden en óptimas condiciones».
Sin embargo, [lagrita7diario] pudo constatar este martes que el mencionado trabajo sigue «en lista de espera».
«Aquí no se ha presentado nadie a reparar nada», afirmó una fuente consultada por este medio digital. «Hay gente del municipio que quiere colaborar para solucionar el problema, y se están haciendo algunas gestiones por vía privada, para ver si es posible darle solución. Pero, por los canales oficiales regulares, no ha pasado nada desde que la sala Covid fue cerrada hace una semana», agregó.
A la fecha, ninguna autoridad política del municipio Jáuregui se ha pronunciado sobre esta problemática del centro hospitalario. [LG7D]

Vea nuestro reporte audiovisual sobre esta nota, en nuestro perfil de Instagram: @lagrita_7diario

Covid-19 está en fase de propagación comunitaria en La Grita y El Cobre

Foto: LG7D – 2021

“Esto quiere decir que el virus ya no se transmite solo de persona a persona, sino que está en el ambiente. Es decir, aunque estemos solos, sin ninguna compañía humana, podemos contagiarnos”.
Así explicó a [lagrita7diario] la doctora Ana Sánchez, jefa del Área de Salud Integral Comunitaria, ASIC, del municipio Jáuregui, la situación actual de la pandemia del SARS-CoV-2 en La Grita y la vecina población de El Cobre, capital del ayuntamiento José María Vargas.
“En ambas localidades estamos ahora mismo en una etapa de infección comunitaria, lo que representa un mayor riesgo para adultos mayores y personas con defensas bajas o inmunodeprimidas”, destacó.
Dijo que en esta etapa “hay probabilidad de que en cada hogar haya una persona portadora de la enfermedad, por lo que la prevención y  la toma de consciencia respecto a la protección personal y familiar, son nuestras mejores herramientas para hacer frente a esta realidad”.
Sánchez informó que entre diciembre de 2020 y lo que va de enero del nuevo año, en La Grita se han aplicado unas 42 pruebas específica o PCR, resultando solo 14 casos positivos de Covid-19 en dicho período. “No sabemos de dónde salieron las cifras que están circulando por las redes sociales”, acotó.
Respecto a la capacidad hospitalaria para atender a los contagiados locales, confirmó que el principal centro de salud del municipio Jáuregui está al máximo de su ocupación en la Sala Covid de aislamiento, con apenas 9 camas, y en la Sala de Observación, con otras tres.
“Ayer –miércoles- murieron dos personas en esa Sala Covid, e inmediatamente salieron los cuerpos ya habían dos personas para ingresarlas”, refirió.
En cuanto al Centro de Diagnóstico Integral, CDI, “tenemos dos pacientes positivos en tratamiento, ambos en condición estable”. Ratificó que esta institución no tiene capacidad hospitalaria para recibir a más pacientes contagiados.
Y en relación a los llamados ingresos domiciliarios, destacó que sólo en el casco urbano gritense unos 40 pacientes con sintomalogía asociada al virus están recibiendo atención médica en sus casas. Situación similar ocurre en Pueblo Hondo y El Cobre.
Sobre la disponibilidad de insumos médicos para garantizar la acción sanitaria en la actual fase de contagios comunitarios, señaló que se padece el agotamiento de inventarios propio de todo comienzo de año. “Mientras llegan los nuevos suministros, en este momento no hay equipos de bioseguridad para médicos y enfermeras, y los récipes corren por cuenta de los familiares”.
Acerca de la disponibilidad de oxígeno, cuyo consumo se ha disparado en medio de la presente crisis, señaló que esta semana llegaron de San Cristóbal 20 bombonas recargadas para uso compartido entre el hospital CRM y el CDI.
Ana Sánchez hizo un llamado a la población jaureguina a acudir tempranamente a la consulta médica preventiva, en caso de malestar gripal. “Un tratamiento a tiempo, es mejor que buscar sanarse cuando puede ser demasiado tarde”. [Por José Montes – LG7D]

Voluntarios del ancianato le ponen corazón a su servicio

La música se ha convertido en una excelente terapia para esta comunidad geriátrica. [Foto: Cortesía]

Por: Ligia Parra Pérez


Entonces el Rey dirá: “Vengan, benditos de mi Padre y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y me dieron de comer,  tuve sed y  me dieron de beber. Fui  forastero y me recibieron en su casa. Anduve sin ropa y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver”. Y los justos preguntarán: -¿Cuándo lo hicimos Maestro? Y el Rey responderá: “En  verdad les digo que cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, lo hicieron conmigo”.
La parábola del juicio final recogida en el capítulo 25, versículos 31 al 40, del libro de Mateo, sirve de guía a los voluntarios  que  prestan apoyo en la Casa Hogar San José de La Grita.
Modesto Moncada es una de esas “almas cristianas” que desde hace cuatro años decidió sumar ánimo, manos y voluntad a la tarea de servir en esta institución menesterosa administrada por cuatro religiosas: Dora Álvarez, su directora; Blanca Soto, Aura González y Clara Márquez.
Con él,  bajo el nombre de “amigos del ancianato”, hay un grupo de colaboradores entre quienes se cuentan el doctor Freddy González, la enfermera Génesis García, Agustina Sosa, Doris y Alberto Armijo, Armando Sánchez,  Margarita Pérez, Yudith Ayelone, Alicia Moncada y Herminio Urbina, entre otros.
Religiosas y amigos se reparten las faenas que implican estar al servicio de cuarenta adultos mayores, hombres y mujeres, disminuidos en sus capacidades físicas,  salud endeble y distintos caracteres: asearlos diariamente, darles alimento y medicina, velar por su espiritualidad y entretenimiento.
Y todo se hace con amor -asegura Modesto- que viene de una familia de formación cristiana evangélica con vocación de servicio. Cuando su papá, don Cruz Moncada, vivía, su casa era una hospedería donde todo el que llegaba se  quedaba en sus aposentos sin tener que pagar nada. Así que sus hijos se acostumbraron a socorrer a quien lo necesita.


Cambio de percepción
Moncada se ha convertido en ejemplo de buen samaritano. La mayor parte de su tiempo diario transcurre en los pasillos, cuartos y salas de esta casa hogar. Ayuda a cambiar las camas, baña a los ancianos, les corta el cabello, les cambia la ropa y los saca a tomar el sol, si no pueden hacerlo por cuenta propia. Y si hay que cargar un bulto de papa, o cualquier otra tarea, también lo hace.
Cuando vivió en Caracas por más de 25 años, prestó servicio como agente de policía y también fue músico de banda. Ahora, por las tardes,  se desempeña como instructor de percusión menor del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, seccional La Grita.
Su cercanía con el ancianato le ha permitido ver  el trabajo que con tanta entrega hacen las religiosas allí, apoyadas por sacerdotes y laicos comprometidos. Eso le ha llevado a cambiar su percepción sobre la iglesia católica: “Realmente no es tan mala como le dicen a uno en otras corrientes del cristianismo. Aquí se hace una verdadera obra humanitaria a personas que ya no pueden valerse por sí mismas, y requieren comprensión y cariño para sobrellevar sus últimos días”. 

Los voluntarios han tomado muy en serio las medidas de bioseguridad para proteger a los ancianos. [Foto: Cortesía]
La hermana Dora Álvarez, junto a los actores del pesebre viviente de la institución. [Foto:Cortesía]


Necesidades como cuentas del rosario
Dentro de las paredes y bajo el techo del ancianato San José hay muchas necesidades. “Aquí, como en una casa,  hay que tener diariamente para comer y limpiar”, comenta. “Ahora mismo requerimos con urgencia pañales desechables; a los ancianos que lo necesitan les estamos colocando  centros de cama sostenidos como “guayucos”.
Además de alimentos, medicinas y suministros para el botiquín de primeros auxilios, se requiere jabón de baño y detergente para lavar ropa, lencería, pisos y baños.
La institución no ha escapado al padecimiento por  la crisis nacional del combustible. “Como no se dispone de gasolina, el vehículo del geriátrico ha dejado de hacer sus viajes hasta el estado Portuguesa para recoger donativos de pasta y arroz. Tampoco ha vuelto por El Vigía o Coloncito por plátanos o requesón; habiendo tanto que remediar aquí, esos aportes se han perdido”.
Sin embargo, reconoce, “no falta uno que otro héroe anónimo que dona algo de alimento para aliviar un poco la situación”.


Dios multiplica al 100 por ciento
Fiel a los postulados bíblicos, Modesto Moncada confía en que “lo que uno da, Dios lo multiplica al cien por ciento. Recordemos los pasajes de la pesca milagrosa o de la multiplicación de los panes”, refiere convencido del amor y la misericordia de Jesús.
“Todos estamos llamados a ser santos, y a compartir de lo que tenemos; pero los ricos tienen más responsabilidad porque tienen de donde dar”, afirma.
“Aquí en La Grita hay muchos ricos. Si ayudaran más, si se comprometieran más con causas como la de la Casa Hogar y otras de alcance colectivo, nuestro municipio fuera otra cosa. Dios hizo el llamado a amar al prójimo como a uno mismo. Y prójimo quiere decir próximo, entonces el prójimo es la persona que está a tu lado, tu vecino, padre o madre, alguien que vive en tu misma comunidad”.
Su reflexión sobre el dar concluye con esta pregunta: “¿Si no amamos al que está a nuestro lado, cómo vamos a amar a Dios que no lo vemos? Él conoce hasta lo más profundo de muestra alma. Nosotros cuidamos a los viejitos y él nos cuida a nosotros”.


Los abuelos del Sistema
Entre las satisfacciones que le da su trabajo como voluntario, está el haber hecho realidad una cátedra musical para los residentes del albergue.
Hace dos años tuvo la idea de crear un núcleo del Sistema de Orquestas para la gente de la tercera edad. Hoy en día,  funciona en el hogar  “San José” un módulo experimental del Sistema de Orquestas, único de su tipo en el país. “El resultado ha sido fantástico, unos rasgan el cuatro, otros las  maracas y panderetas y yo les acompaño con el cuatro o la guitarra. Todos los instrumentos son propiedad del  Sistema”.
El día a día de los adultos mayores se ha diversificado y mientras algunos están en el patio,  u oran en la capilla o van al jardín, un  grupo de ellos recibe clases de música, que les ha ayudado en el ánimo y en el manejo de enfermedades, como el caso del señor Esteban, que aunque sufre la enfermedad de Parkinson, toca la tambora.
El proyecto ya cuenta con su primera producción, una parranda al Santo Cristo, grabada en un estudio local y difundida a través de la radio. Y para consumo de las redes sociales, se grabó también un video con la participación de los abuelos.
El rostro de Modesto Moncada refleja plenitud cuando habla de su entrega a esta misión de vida.  Su conversación con [lagrita7diario] concluyó con una solicitud: “Colaboren más con el ancianato. Dios se los multiplicará”.

No hay edad para empezar a tocar un instrumento musical. [Foto: Cortesía]

Visite nuestro perfil de Instagram: @lagrita_7diario

Comunidad del AMD trabaja para reactivar su viejo autobús

Todo el personal de la institución se ha involucrado en el proyecto de rescate. [Foto: LG7D – 2020]

“Ya compramos  el motor”, comentó este viernes con entusiasmo la profesora Nancy Moret, durante una breve conversación con [lagrita7diario] en la plaza Sucre de la capital del municipio Jáuregui.
Moret lidera el proyecto que busca devolverle la vida útil al viejo autobús del Liceo Ángel María Duque, que dejó de trasladar a estudiantes y profesores de esa institución, desde hace unos 10 años.
“La gente se pregunta por qué invertir en reparar un viejo autobús y no comprar uno nuevo. Pues porque al Ministerio de Educación le compete decidir si nos dota o no de uno nuevo, y reparar el que tenemos, con esfuerzo propio, si es una decisión que está en nuestras manos”, explica la también directora del llamado “Liceo Civil”.
El motor, corazón mecánico del vehículo, ya fue adquirido con el dinero recogido mediante una rifa que jugará este sábado 19 diciembre.
“No tenemos un presupuesto establecido para la rehabilitación, porque lo iremos haciendo por partes dada la situación económica actual. Aún nos faltan por comprar algunas piezas del motor, y para recoger los fondos necesarios estamos llevando a cabo jornadas de recolección de desechos plásticos, y haremos un pote a pote, este mismo sábado 19, en todo el casco urbano de La Grita”, informó.
Luego se proseguirá con los trabajos de latonería y de reposición de butacas. “Nosotros creemos que el bus puede estar repotenciado y listo para volver a prestar servicio, en el segundo trimestre del próximo año”, comentó la profesora Moret a este medio digital.
“En todo esto hemos involucrado a padres y representantes, y a exalumnos a los cuales hemos contactado y nos han ofrecido apoyo, bien con mano de obra o con donaciones de autopartes y dinero”, refirió.
La directora justifica el empeño puesto a este rescate, en razón de los sacrificios que hace la mayoría de estudiantes, profesores, obreros y personal administrativo del Ángel María Duque, para llegar temprano a clases, o regresar a sus casas, debido a las condiciones de escasa o nula movilidad en transporte público que aqueja a los venezolanos por la crisis de abastecimiento de gasolina.
“Este liceo tiene una matrícula de más de 800 alumnos, y no podremos trasladarlos a todos, claro está. Pero será un gran alivio para los que puedan utilizarlo en sus diferentes rutas”, dijo finalmente. [Texto y fotos: José Montes-LG7D]

Vea el complemento fotográfico de esta nota, en nuestro perfil de Instagram: @lagrita_7diario

“Retocar santos” es mágico y terapéutico

Taller de Clemente Ramírez, en su casa del altillo, por la calle 12 de La Grita.
[Foto: José Montes – 2020]

Por Ligia Parra Pérez

Para llegar a la vivienda de Clemente Ramírez hay que subir una cuesta empinadísima. Está a mitad del camino de una meseta donde la ciudad se mira distante y el viento frío refresca la panorámica.

Su casa es un chalet levantado con sus propias manos y las de su familia, hace más de veinte años, donde se mezcla la piedra de río, el ladrillo y la madera. Parte del techo de la particular construcción es una línea casi recta, que impresiona por la perpendicularidad que “cae” sobre uno, y cuando llueve, la sala abierta no se moja.

Ramírez nos muestra el resultado de su trabajo con las imágenes. [Foto: José Montes – 2020]

En su hogar conviven la pasión por la cocina, el gusto por el arte y la enseñanza, y la cordialidad reposada y serena del anfitrión. Clemente es educador jubilado, ostenta los títulos de chef y bartender, y hace un  mes atrás  junto a su hijo Junior, inició un emprendimiento de cócteles y pizzas que ha ido sumando adeptos y comensales, sobre todo los fines de semana.

Pero al  profesor hay un oficio que le entretiene y  además disfruta: “retocar  santos”, como popularmente se le llama al delicado y dedicado trabajo de restaurar piezas de arte y artesanía. Su taller es un espacio pequeño, donde el protagonismo lo declara la mesa de trabajo que permanece repleta de nacimientos, niños Jesús, mulas y ovejas, pastores y ángeles, vírgenes y san José.

“Desde el mes de junio, el taller se fue llenando de nacimientos con los brazos partidos, niños sin dedos o fracturados en el cuello, con la nariz rota y otros tantos males que con el tiempo y la exposición van afectando  a las imágenes.”

-Hay unas cirugías difíciles de hacer. Pero las emprendo porque hay piezas muy bonitas que valen la pena ser rescatadas. Y darle fuerza a una tradición de fe para que no muera.

Para Ramírez, acicalar imágenes es un disfrute sano y ameno en el que puede invertir horas. Y  cuando por las noches no concilia el sueño, toma el pincel y las herramientas y pone manos a la obra hasta que el cansancio llega.

Su despertar al arte

Además de pintar y restaurar santos, es aerografista, conocimiento que adquirió en Caracas con un afamado especialista.

Su inicio en el arte se dio cuando sufrió  un accidente de tránsito y debió permanecer enyesado durante meses, viendo pasar las horas sólo mirando el techo.

Durante ese largo período de rehabilitación, un día  su mamá le regaló una caja de óleos. Fue como si entrara en un cómodo lugar, donde dibujar y pintar le hicieron mucho más liviano superar el evento.

Más tarde tomó clases de arte. Y en Caracas aprendió con su hermano otras técnicas que enriquecieron su destreza.

El Niño Jesús, el más retocado

La representación imaginada que más llega al taller de Ramírez, es el  Niño Jesús, en todos los tamaños y materiales: grandes, medianos, pequeños, en yeso, barro, arcilla, gres.

-Una vez me trajeron uno de estilo español y quedó tan bien restaurado, que en agradecimiento la señora me regaló otro, todo derruido que reparé y aún conservo.

 Según él, la gente tiene en sus manos piezas que son verdaderos tesoros, con estilos y técnicas de muy buena calidad.

-¿Cómo haces para adquirir los materiales de trabajo, que hoy no se consiguen o están muy caros?

-Trabajo con los que tengo. Con los altos costos, no se puede comprar ni un pincel. Aún tengo yeso, cemento blanco, goma y pinturas que fui adquiriendo cuando el bolívar valía.  Este oficio  no es para hacerme rico, es una forma de invertir el tiempo en algo que me gusta y me da placer. Es un proceso mágico y terapéutico.

Vea el portafolio gráfico de esta nota en nuestro perfil de Instagram: @lagrita_7diario

lagrita7diario, nacer en navidad…

En un día como hoy, hace dos años ya, nacimos con la  firme idea de hacer periodismo en esta zona geográfica de los andes venezolanos.

Teníamos la intención y la emoción, y la tecnología nos brindó la plataforma para iniciar el trabajo. Sin embargo, fue un primer año lento en esto de hacer periodismo, que requiere sobre todo de inmediatez. Fue, por llamarlo de alguna manera,  un tiempo poco favorable, lleno de altos y bajos, dada  la misma situación económica del país, que como a todos los venezolanos, afectó también nuestra realidad.

Fallas de luz eléctrica, daños irreparables  en los equipos de trabajo, falta de tiempo, fueron algunas de las incidencias que debimos remontar para continuar la labor  impuesta por aquello de persistir e insistir en lo que nos gusta y apasiona. El objetivo era mostrar la zona de alta montaña del estado Táchira, como un lugar donde también se genera la noticia.

Lagrita7diario, un medio local, un periódico digital en la red, plasma hasta el sol de hoy la inquietud de dos periodistas egresados de la Universidad de Los Andes, que iniciaron y ejercieron periodismo en Diario La Nación de San Cristóbal, Ciudad Barinas, de la capital llanera; PDVSA Anzoátegui y Barinas; Revista Bigott y un sinfín de cargos y oportunidades que nos ha presentado la vida.

Aquí estamos. Pueden ustedes mismos ver el trabajo hasta ahora realizado deslizando el cursor en forma descendente.

Al cabo de dos años, es hora de poner a prueba un modelo de sostenimiento financiero para seguir adelante y crecer en permanencia.

¡Es tiempo de apoyar el periodismo independiente! Les invitamos a escribir la historia con nosotros.

Exalumnos del Liceo Militar entregan donativo al hospital de La Grita

Acto de entrega del aporte de los egresados del Limijau. [Foto: LG7D – 2020]

Este martes primero de diciembre, la Fundación de ex alumnos del Liceo Militar Jáuregui hizo efectiva la entrega de un primer donativo de medicamentos, insumos y equipos al hospital Carlos Roa Moreno de La Grita, adquiridos con los fondos que dejó la campaña de recolección realizada a finales de octubre pasado en la capital del municipio.
Zoiré Zambrano, integrante de la referida fundación, informó que los aportes monetarios recibidos en esa ocasión sumaron casi seis mil dólares, con los cuales se financió la compra de los implementos consignados hoy a la dirección del centro de salud.
Antibióticos, vitaminas, mascarillas, batas y guantes, un estetoscopio, un tensiómetro, perillas para electrocardiógrafo e insumos de limpieza conforman parte de lo entregado por los ex alumnos del Limijau, para apoyar el trabajo del personal médico en las áreas de emergencia y Covid-19.
Zambrano señaló que durante la campaña de recolección, promovida para celebrar el 68 aniversario del liceo militar jaureguino, también se recibieron donativos de alimentos, que se decidió compartir con el ancianato de la localidad.
El acto de entrega y recepción de este donativo tuvo lugar en la sede administrativa de la institución hospitalaria, cuyo personal directivo y médico agradeció el nuevo gesto de solidaridad del pueblo gritense. [Texto y foto: José Montes – LG7D]